LA LECTURA Y LOS LAZOS AFECTIVOS ENTRE PADRES E HIJOS

La lectura es sin duda un hábito maravilloso, pues cuando leemos nos apartamos de nuestro ajetreo cotidiano encontrando allí un espacio personal que a menudo nos ayuda a buscar las respuestas a nuestros problemas del día a día. Visto de esta forma, el hábito de la lectura nos ayuda a cimentar una relación con nosotros mismos. Es un hábito que fortalece nuestra autoestima y nos ayuda a cuestionarnos sobre los distintos dilemas que enfrentamos a diario. Sin embargo, llegar a ese punto implica todo un proceso de fortalecimiento que viene desde la infancia, cuando nuestros padres, frecuentemente llenos de ocupaciones y preocupaciones propias, nos cedían un espacio para leer con ellos a la luz de una lamparita nocturna o bajo el luminoso sol que cubría nuestras visitas a los parques los fines de semana.

Cuando los niños leen con sus padres no encuentran solo un espacio de diversión cotidiano, sino que encuentran un espacio óptimo para aprender sobre la vida, para conocer a sus padres, y frecuentemente también para entablar con ellos conversaciones importantes, generando un espacio cómodo y seguro para que las preguntas más álgidas sean contestadas con respeto y comprensión. Desarrollando este espacio de la manera correcta, los niños podrán eventualmente plantearse solos estos cuestionamientos, pensarán por sí mismos y harán de la lectura un espacio de reflexión autónomo donde su personalidad y creencias se desarrollarán y fortalecerán a medida que la vida pasa.

En esta ocasión nos gustaría ofrecer algunos consejos para que los padres creen y fomenten estos espacios de reflexión. De esta forma podrán fortalecer los lazos afectivos con los niños y además, eventualmente, les ayudarán a cimentar su autoestima y su capacidad de formarse una opinión sobre cualquier aspecto de la vida.

Conversemos sobre la lectura

Lo más apropiado cada vez que terminamos una lectura con nuestros niños es entablar una conversación. ¿Cómo te pareció el libro? ¿Te gustó? ¿No te gustó? ¿Por qué? ¿Aprendiste algo nuevo? ¿Qué piensas del comportamiento de tal o cual personaje del libro? Hacer estas preguntas ayudará al niño a comprender, en primer lugar, que la lectura es el espacio ideal para que nos hagamos este tipo de cuestionamientos. Si bien los libros para niños (y los libros para adultos también) están empapados de ficción, es importante que desde pequeños los niños entiendan que los libros son una representación de la vida real y que mal que bien son una muestra de lo que ocurre en la sociedad en la que vivimos o una muestra de nuestras vivencias cotidianas como personas.

 

En segundo lugar, entablar este tipo de conversaciones validará la opinión de nuestro hijo: es importante que el niño entienda que su opinión o pensamiento con respecto a cualquier cosa es muy importante, y que es válido que la exprese de manera adecuada y respetuosa, aún cuando difiera abismalmente de la opinión de sus padres.

¡Conozcámonos!

Que nuestro hijo responda al tipo de preguntas que plantemos nos ayuda a conocerlo mucho mejor. Saber qué piensa sobre determinado hecho, sobre el comportamiento de algún personaje, o sobre el tema esencial de una lectura, nos ayuda a saber cuáles son los rasgos esenciales de su personalidad, y saber en qué campos necesita de nuestro apoyo y orientación en el caso de que detectemos alguna carencia.

Además, la lectura se convierte así en un espacio maravilloso en el que también nosotros podemos darnos a conocer. A menudo los padres no quieren mostrar su vulnerabilidad, pues saben que su ejemplo y liderazgo es importante para el desarrollo de sus hijos. Sin embargo, mostrar nuestra opinión sincera sobre el tema principal de un libro, sobre los personajes, o sobre cualquier cuestionamiento que nuestro hijo tenga abre un espacio de confianza al que los niños saben que podrán acudir cada vez que quieran. Mostrarnos solo como figuras de autoridad no ayudará a que nuestros niños desarrollen una confianza verdadera hacia nosotros, temiendo muchas veces compartir sus inquietudes con los adultos. La lectura abre un espacio maravilloso para que esto suceda, y para que el amor entre padres e hijos crezca exponencialmente.

Contestar preguntas incómodas

En algún momento todos los padres deben enfrentarse al hecho de contestar alguna pregunta incómoda. ¿Cómo vienen los niños al mundo?, ¿qué pasa cuando morimos?, ¿por qué hay padres que se divorcian? o ¿por qué hay niños que viven en familias diferentes a la nuestra? son solo algunas de las muchas preguntas álgidas a las que los padres deberán enfrentarse en algún momento.

Hoy en día los padres temen más que nunca: preservar la inocencia de los hijos el mayor tiempo posible se ha vuelto una prioridad para muchos. Las preguntas que aquí plantemos son incómodas para muchos padres porque abren una pequeña puerta hacia la comprensión del mundo de los adultos, y para muchos es difícil aceptar este acceso, que con el pasar de los años se vuelve cada vez más grande.

Sin embargo, a través de la lectura contestar este tipo de preguntas se vuelve menos incómodo y complicado. Por ejemplo, uno de nuestros libros, llamado Los dinosaurios, le abre a los niños la curiosidad sobre la muerte y la herencia familiar. Muchos padres están reticentes a hablar sobre este tema, pero la lectura de un libro como Los dinosaurios abre la posibilidad para que ellos pregunten todo lo que necesitan saber y para que nosotros, los adultos, podamos responder a estos cuestionamientos de manera sencilla, cómoda y agradable.

 

En otras palabras, la lectura ayuda a construir lazos de comunicación, que cimentarán la confianza y el afecto entre padres e hijos. Generar este espacio le ayudará a los niños a saber que pueden confiar en sus padres, y más que nada, les ayudará a construir un espacio de reflexión que irá creciendo a medida que lleguen a los grandes portones que les darán el acceso a la vida adulta.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s